jueves, 23 de febrero de 2017

Errores en la busqueda


El santo Hz Bayazid Bastami dijo:
"He cometido cuatro errores en mis pasos preliminares de esta manera: Pensaba que recordaba, conocía, amaba y buscaba a Dios, pero cuando lo alcancé vi que Su recuerdo de mí precedió mi recuerdo de Él, Su conocimiento acerca de mí precedió mi conocimiento de Él, Su amor hacia mí era más antiguo que mi amor hacia Él, y Él me buscó para que yo comenzará a buscarlo".



lunes, 20 de febrero de 2017

Todo recuerda a su Señor



"No hay nada que no Lo glorifique alabándolo, sin embargo vosotros no entendéis su glorificación". Corán 17:44

El sheikh de la orden Halveti en Estambul, Sunbul Efendi (ra), en busca de un sucesor, envió a sus discípulos a buscar flores para adornar la logia. Todos ellos regresaron con grandes montones de flores preciosas; sólo uno de ellos regresó con una pequeña planta marchita. Cuando le preguntaron por qué no había traído nada digno para su maestro, él contestó:  'Encontré a las flores ocupadas recordando a su Señor -¿Cómo podría interrumpir esta oración constante?- Miré, y una flor había terminado su recuerdo. Esa es la que traje'. Fue Él quien se convirtió en el siguiente Jeque de la orden"


jueves, 16 de febrero de 2017

El sabor de las lágrimas de amor


Adán abandonó el Paraíso lloró por trescientos años. ¿Por qué tanto tiempo?”

Muzaffer Efendi (ra) respondio: “Porque había comido del árbol prohibido. Desde el pensamiento humano este acto de comer del árbol prohibido fue una transgresión arrogante. Pero, en realidad, estaba en armonía con la voluntad de Allah.
Uno tiene que entender el ciclo: Adán quiso amar. Pero debido a la asociación del amor con las lágrimas, el dolor y el sufrimiento, no era posible experimentar el amor en el Paraíso que es un lugar de paz y tranquilidad. De ahí que el árbol prohibido fuera creado, para que Adán pudiera comer de él, saliera del Paraíso y llegara a la tierra para que pudiera probar el amor. Una parte del amor es la separación y la unificación.
Así, al estar separado del Paraíso, Adán entró al reino del amor que se manifiesta a sí mismo en lágrimas. Uno no puede degustar la separación del amor ni disfrutar las satisfacciones del amor cuando uno ya está en el estado de unión. Así que el cambio era necesario. Lo que aparentaba ser un acto de desobediencia fue en realidad un acto de Dios.
Allah ya había enseñado a Adán los nombres divinos. Allah le había dado a Adán la Sabiduría Divina que es nuestro potencial. Adán sabía perfectamente bien que lo que había ocurrido no era su propia acción pero de nuevo, como ser humano y como una lección para nosotros, él asumió la responsabilidad de esta acción aunque no había falta ahí.
Si alguien conociera el sabor de las lágrimas de amor uno no lloraría por trescientos años sino por toda la eternidad. Qué placer hay en las lágrimas de amor. Ningún amante verdadero desearía jamás la total satisfacción de su amor. La total satisfacción y resolución de su amor.
¿Por qué uno querría que todo pase y se resuelva? En la separación uno puede continuar disfrutando la dulce anticipación de la Unión. Es por eso que él lloró por trescientos años. En verdad, demasiado poco…”

Muzaffer Ozak Efendi (ra)

lunes, 13 de febrero de 2017

¿Adán inició el camino del Amor?

Muzzaffer Ozak Efendi (ra) respondió: 

“Sí. Sólo shaitán carece de capacidad de amar. Quien quiera que carezca de capacidad de amar está sufriendo la influencia shaitánica. 
Debemos entender, sin embargo, que el amor se manifiesta en el carácter de un ser humano de acuerdo al nivel de esa persona. Por ejemplo, en el nivel más bajo, el nafs al-ammara, las cualidades animales predominan, y todos los deseos, necesidades y apegos asociados a este mundo. El amor es como un vaso en el que el agua asume la forma del contenedor en el que se vierte. Cuando el amor toma la forma del nafs al-ammara se manifiesta primeramente como deseo sexual. En cambio si la copa es el insán-i kamil, el ser humano perfecto, entonces se produce Amor perfecto.

El amor es como la lluvia; si desciende como excremento produce pestilencia. Si desciende como pétalos de rosa produce el dulce aroma del perfume. Por eso es que el Amor ha sido representado en la poesía sufi como vino, el sheij como el distribuidor del vino y la tekke de los derviches como la taberna. La copa es el ser del estudiante. Ese es el lenguaje del sufismo. Pero quien no conoce este lenguaje imagina que el poeta está describiendo a un tabernero que hace bebidas alcohólicas. 
Pero tampoco encontramos culpa en ellos porque ellos están viendo el mundo de acuerdo al color de sus propios lentes. Si usas lentes verdes todo lo ves verde aunque nada sea verde. Había un aldeano en Kaiseri que tenía un burro que no comía heno amarillo. El dueño que era un hombre inteligente se consiguió unos espejuelos enormes verdes y se los puso sobre los ojos al burro, y el animal encantado de la vida se comía el pasto amarillo. Ese mismo hombre tenía también un gato que no comía pan cuando estaba seco, así que el hombre le puso una gota de leche en la nariz y el gato con gran apetito se comió el pan seco. 
Muchas personas también son así. Por eso es que necesitamos distinguir entre el amor animal, el amor humano y el amor divino. Finalmente lo más importante para un ser humano es conocer a Dios, encontrar a Dios y ser uno con Dios. Se nos ha dado ese potencial. Espero que puedan degustar lo que yo estoy diciendo porque definitivamente vale la pena..."