lunes, 16 de enero de 2017

La fragancia de Dios


Las flores de tus cualidades revelarán tu verdadera naturaleza. Si tienes la fragancia de Dios, tendrás la fragancia de un insān kāmil, un hombre perfeccionado. Habrá luz en tu cara, belleza en tu corazón, y dulzura en tu discurso. Si miras con sabiduría, verás que esto es natural para el hombre. Reflexiona sobre esto, y conduce tu vida en consecuencia.
Sabiduría Sufi ~ M.R. Bawa Muhaiyaddeen (ral)
Las palabras de oro de un jeque sufi, p. 399


The flowers of your qualities will reveal your true nature. If you have the fragrance of God, you will have the fragrance of an insān kāmil, a perfected man. There will be light in your face, beauty in your heart, and sweetness in your speech. If you look with wisdom, you will see that this is natural to man. Reflect on this, and conduct your life accordingly.
Sufi Wisdom ~ M.R. Bawa Muhaiyaddeen (Ral)
The Golden Words of a Sufi Sheikh, p. 399




viernes, 13 de enero de 2017

¿Acaso Su amor no te hace girar?


Dios, Poderoso y Glorioso como El es, es el amante de Su amado Profeta Muhamed; nuestro maestro, el bienamado de Dios, es el amante de Dios, Alabado Sea. El, jefe de los que aman a Dios, es nuestro capitán, el amado de Dios. Todos los amantes son herederos de ese amor, como Majnum, el de la historia. El sol gira por el amor, la luna por la añoranza y las estrellas por seguir su ejemplo. 
¡Oh derviche que te llamas amante! ¿Acaso Su amor no te hace girar? ¿Acaso Su amor no te hace atravesar los dieciocho mil mundos? 
Pues toma el piso y gira en él con Su amor, llámalo con amor, grita Su nombre con amor. En cuanto al derviche que es un auténtico amante, mientras sus manos trabajan, su corazón está con el Bienamado. Cualquiera que sea la tarea que realice, cualquiera que sea su negocio, jamás se distrae de la remembranza de Dios. Hay lágrimas en sus ojos por la añoranza de la visión divina, y su corazón estalla en llamas. 

Los ojos del derviche que es amante verdadero no ven nada más que a Dios; su corazón no conoce nada más que a Dios. Dios es el ojo con el que ve, la mano con la que sujeta las cosas y la lengua con la que habla. El derviche es el "hijo del instante"; está listo para renunciar a la renunciación. La letanía del derviche es el glorioso nombre de Allah. Pero el derviche no se queda con los nombres; descubre lo Nombrado y se entrega al Amado. 
El derviche no tiene preocupaciones ni cuidados. Su única inquietud es Dios, su dolor es Dios, su remedio es Dios; su cura es Dios, su causa es Dios. Si no estuviera enamorado, moriría. Si privara de amor su corazón por un sólo instante, no podría seguir con vida. El amor es la vida del derviche, su salud, su solaz. 

El amor arruina al derviche; lo hace gemir y llorar. La unión lo hace florecer, lo trae a la vida. El derviche encuentra la separación en la unión y la unión en la separación.


Muzaffer Ozak ksf.

Mahmud Baba (ra)

jueves, 12 de enero de 2017

Oro puro


Cuando purifiques tu alma y tu cuerpo,
no le temerás a los fuegos del infierno.
Lanza oro puro al fuego;
Si no contiene aleación, ¿qué queda para quemar?
- Mahmud Shabistari
When purified are your soul and body,
You will not fear the fires of hell.
Throw pure gold into the fire;
If it contains no alloy, what is there to burn?
- Mahmud Shabistari


lunes, 9 de enero de 2017

Jardín interno


El cuervo que enseñó a Caín el arte de excavar sepulturas y enterrar cadáveres, como se cuenta en el Corán V, 34. Esto está destinado a ilustrar la tesis de que sin ayuda, la razón humana no puede descubrir ninguna nueva verdad, a no ser que esté inspirada por la Sabiduría Divina, de la cual los profetas, y especialmente la "Razón Universal", o el Profeta Muhammad (swas) son los canales.
De este modo los médicos y herboristas obtuvieron su conocimiento de las virtudes de las plantas, por las instrucciones originalmente dadas por el rey Salomón cuando clasificó las plantas que crecían en el patio de su templo.

El ojo interno ve más que lo que es visible para la vista del ojo vulgar. Para ilustrar esto se cuenta una anécdota de un sufí, que había acompañado a sus amigos a un hermoso jardín, pero que en lugar de mirar el entorno y disfrutar la fragancia de las flores y los frutos, permanecía con la cabeza hundida en su pecho. Sus amigos le dijeron, con las palabras del Corán: "Mira las huellas de la misericordia de Allah: Cómo le da vida a la tierra después de haber estado muerta". (1)
El contestó que esos signos le eran mucho más claramente visibles en su corazón que en la manifestación exterior, la que era solamente un reflejo borroso de la creación espiritual, que reinaba en el altar de su corazón. Ya que Dios dice "La vida del mundo no es sino un engañoso deleite" (2)
En otras palabras, "La Naturaleza oculta a Dios, pero el hombre sobrenatural Lo revela". (3)

Extracto de Masnavi - Tomo 2, Hz. Rumi
(1) Corán XXX, 50.
(2) Corán III, 185.
(3) "¿Acaso es irracional confesar que creemos en Dios, no en razón de la naturaleza que lo esconde, sino en razón de lo sobrenatural en el hombre, que es lo único que lo revela y que demuestra que existe?" En "Curso de Metafísica" de Sir W. Hamilton.