jueves, 28 de febrero de 2019

Sobre el desapego

bimillah


El sheikh al-Sadili contó cuando vio en sus sueños a Hz. Abu Bakr. Se dirigió a mi en estos términos:

-¿Conoces el indicio que prueba que el amor a este mundo ha abandonado tu corazón?
-No -le respondí.
-Es dar sin cálculo cuándo posees bienes materiales y sentir como alivio el no tener ya nada".

-Ibn Ata Allah
Fragmento de "Las enseñanzas de los maestros sufíes"

lunes, 25 de febrero de 2019

Sobre el apego

bismillah

El sheikh al-Mursi cuenta de un sueño en el que se le apareció 'Umar ibn al-Jattab':

-Oh conocedor de los creyentes 
-preguntó-, 
¿cuál es el signo por el que se manifiesta el amor a este mundo inferior en el hombre?
-El miedo a la reprobación y la búsqueda de elogios -respondió.

-Ibn Ata Allah
Fragmento de "Las enseñanzas de los maestros sufíes"

jueves, 21 de febrero de 2019

Todo amor

bismillah

Todo amor, sea terrestre o sea celeste nos conduce a Él.
Quien ama de veras, sale de sí mismo.
Quien sale de sí, se desnuda de sí.
¿Quién ama cuando amo, ya no desde mí?
Cuando la caña vacía ama, el Vacío ama.
Y el Vacío sólo puede amar al Vacío.
Por esta razón el amor verdadero no se puede describir.
Sólo el Amor diserta sobre el amor.
El amor es el calor de la luz del Ser.
Por eso el amor lo abarca todo.
El amor es el calor y el resplandor de la Unidad.
El amor es la esencia de la Unidad.

-Hz. Rumi


lunes, 18 de febrero de 2019

Tawhid

bismillah

El tawhid es remedio, bálsamo y talismán contra los desvaríos del ego. Tu nafs ama las apariencias, se satisface en lo insustancial porque tiene poca consistencia y tú nunca lo has asomado a los espacios insondables de Allah, esos espacios abiertos donde todo adquiere su medida justa. Tu nafs ha acabado convirtiéndose en una serpiente que se ha revuelto contra ti: ahora te domina y dirige tu vida arrastrándote en pos de tus quimeras. Busca al encantador que le arranque los colmillos y extraiga su veneno. El encantador te enseñará cómo cuidarte de los engaños de la serpiente y te la devolverá inofensiva y mansa. Volverás a ser dueño de ti mismo y tus facultades estarán a tu servicio. 

Cuando avances verdaderamente por las sendas del amor a Allah, verás cómo él mismo te socorre y te auxilia, protegiéndote contra los espejismos que sólo son causa de frustración: te conducirá a donde hay agua real que saciará tu sed. El mundo dejará de angustiarte, y serás su dueño y su sultán. 

Afirmas con la lengua la Unidad de Allah, y sin parar dices “la ilaha illa lah”, pero tu fuerza no traspasa los límites de la boca: después te dispersas de mil modos, y tu dispersión inventa para ti un sinfín de dioses. ¿Te atreverías a salir conmigo una noche y caminar por veredas apartadas y peligrosas, tú armado y yo sin armas? ¿Quién crees de los dos que sería espantado por el miedo? Tú has crecido en la hipocresía y yo en el imân. 
¡Gentes! Corréis como locos detrás del mundo para que os dé sus migajas, y el mundo corre detrás de los awliyá para recibir sus bendiciones. El mundo se postra ante los conocedores de Allah, se humilla ante ellos, hunde su cabeza antes de acercárseles. Quisiera sobornarlos como a vosotros os ha corrompido, pero nada tiene el mundo que los awliyá ambicionen. 

Hiere la codicia de tu nafs con la afilada del tawhid, ponte el casco protector de la absoluta confianza en Allah, toma la lanza de tu combate interno y guárdate con el escudo de tu temor a Allah sólo: lucha, a veces caerás al suelo, otras cabalgarás sobre tu enemigo; pero no desistas hasta que lo hayas sometido por completo. Sólo entonces podrás reconciliarte contigo mismo. 

Nada de bueno hay en ti mientras no te conozcas realmente. Sólo entonces encontrarás reposo: tu corazón se calmará entonces y tu secreto se tranquilizará y tu vida se reconfortará en Allah. 

-Hz. Abdul Qadir Al Jilani (qs)

*tawhid: afirmar la unicidad divina "La ilaha illa Allah"
*awliyá: santos, amigos de Allah.
*imân: fe en Allah.