jueves, 22 de febrero de 2018

Reflexión


"...¿Quién os sustenta con las gracias del cielo y de la tierra? ¿Quién os agració con el oído y la vista? ¿Quién hace surgir lo vivo de lo muerto y lo muerto de lo vivo? ¿Quién tiene bajo su poder todas las cosas?..." 
(Corán 10:31)


Hay cinco asuntos oscuros y cinco lámparas


Hay cinco asuntos oscuros y cinco lámparas. 

El amor de este mundo es la oscuridad, y el temor de Allah es su lámpara. 
El pecado es la oscuridad, y su lámpara es el arrepentimiento. 
La tumba es oscuridad, y su lámpara es 'La ilaha illa Allah wa Muhammad Rasul Allah' (No hay dios más que Allah, y Muhammad es el mensajero de Allah)
El más allá es la oscuridad, y su lámpara es la buena obra. 
El Siraat es oscuridad, y su lámpara es certeza de fe.
-Hz. Abu Bakr (ra)
...

There are five dark matters and five lamps. 
Love of this world is darkness, and the fear of Allaah is its lamp. 
Sin is darkness, and its lamp is repentance. 
The grave is darkness, and its lamp is 'La ilaha illa Allah wa Muhammad Rasul Allah' (none has the right to be worshipped but Allaah, and Muhammad is the messenger of Allaah). 
The hereafter is darkness, and its lamp is the good deed. 
The Siraat is darkness, and its lamp is certainty of faith.
-Hz. Abu Bakr (ra)

lunes, 19 de febrero de 2018

Sobre la recitación del Corán



El Corán es el cordón umbilical de Allah, y su luz evidenciadora, el nudo firme, el cobijo suficiente, y es el océano en el que cabe lo poco y lo mucho, lo pequeño y lo grande. 

Sus maravillas no tienen fin ni se acaban las sorpresas que encierra. 
Las gentes del saber han declarado no poder abarcar el total del provecho que se puede sacar de él, y sus lectores han dado fe de que su repetición incesante no aburre ni agobia al corazón. 
Allah ha dicho en su Libro: “Hemos revelado el Recuerdo, y lo protegemos”.

Ibn Mas‘ûd dijo: “El Corán ha sido revelado a los seres humanos para que actúen conforme a él, pero los hombres han convertido su estudio en la única relación que tienen con el Libro. Los hay que son capaces de recitarlo desde el principio hasta el final de memoria sin olvidar una letra, pero han olvidado actuar conforme a sus enseñanzas”.

Se ha contado que Allah ha dicho: “¿No te avergüenzas de que te entreguen una carta de alguno de tus hermanos mientras caminas y entonces te alegras y te sientas en el primer lugar y la lees con atención y repites su lectura mientras que cuando te llega la carta que Yo te envío le vuelves la espalda? ¿Soy Yo menos para ti que tu hermano? Cuando se te acerca tu amigo vuelves hacia él el rostro y le sonríes y escuchas con atención sus palabras, y si algo quisiera interrumpir vuestra conversación lo apartas. Heme aquí que te dirijo mis palabras y todo te entretiene y dispersa, y no pones tu corazón en atenderme. ¿Soy Yo para tí menos que tu amigo?”.


Extraído de "Recopilación de hadices y sentencias de Sabios" (Al-Gazzâli) 

jueves, 15 de febrero de 2018

Consejos para buscadores



Oh buscador que deseas encontrar la salvación, lo primero que debes es buscar un maestro que verá tus faltas y te las mostrará. Puedes viajar por todas partes intentando escapar de ti mismo, pero será un maestro el que te salvará de la esclavitud bajo la tiranía de tu ego. Hazlo ahora, porque lo que uno tiene ahora es mejor que lo mejor que uno puede imaginar tener mañana.

Cuando le encuentres has de comportarte como un cuerpo muerto en manos del que le dé la última ablución. Has de estar dispuesto a aceptar tu maestro tal y como es. Nunca le critiques o le busques alguna falta incluso cuando actúe en contra de los canones religiosos. Nadie es perfecto. Todo hombre se equivoca y peca y no está a salvo del error. No eres un juez buscando a alguien culpable, sino alguien culpable buscando a un juez justo.

No escondas nada de tu maestro, ninguna idea o intención, sea buena o mala. No te sientes nunca donde él había estado sentado. No lleves ninguna prenda que él haya llevado. Acércatele con dignidad y buen comportamiento, como un esclavo ante un maestro.

Cuando te pide algo o te pregunta algo abre tus oídos y usa tu mente para entender con exactitud que es lo que quiere. No busques la razón del porque ordena lo que ordena.

Si tienes que preguntar algo, no esperes una respuesta ni insistas en ella. Le has de contar tus sueños, pero no insistas en una interpretación.
No escuches a la gente que hablen en contra de él porque esto produciría oposición en contra suyo en ti. Si conoces a gente que se le oponen, déjalos: ni luches contra ellos ni permanezcas en su compañía. Déjaselos a Allah que se ocupará de ellos.

Ama a aquellos que alaban a tu maestro y ocúpate de sus necesidades como si fueran las tuyas. Si tu maestro divorcia a su mujer nunca te cases con ella ni tengas nada que ver con ella. Aún con la mejor de las intenciones, nunca entres en su casa sin su permiso.

Has de quedarte lo mas cerca posible de el sin serle visible.
Si él deseara consultarte algo, no hagas preguntas ni discuta con él; no desees nada que él no desee. Si te viene algo a la mente, quédatelo para ti. Así es como mantendrás tu noble grado, el noble grado alcanzado a través de la dignidad del buen comportamiento. Este es el lazo entre tú y él.

-Hz Ibn Arabi