jueves, 28 de junio de 2018

La vela de la fe


Bismillah

"...Si has dicho: "No hay Dios más que Allah; Muhammad es el mensajero de Allah" y has creído en los cinco artículos de la fe, significa que has encendido la vela de la fe. Pero una vela no se queda encendida afuera; a menos que la pongas dentro de una lámpara, el viento la apagará. Por lo tanto, la vela de la fe, requiere de los cinco pilares del Islam. El primero de estos es: "no hay Dios más que Allah, Muhammad es el Mensajero de Allah", representa la cera ardiente. Los otros cuatro, que son necesarios para proteger la cera ardiente, son: la oración ritual, el ayuno, el zakat y la peregrinación. Pero se requiere más que eso. El vidrio de la linterna se puede romper, de modo que hay que atarle alambre alrededor para protegerlo. El alambre representa el buen carácter moral, llevar a cabo las oraciones, mantener el ayuno, dar limosnas o hacer la peregrinación, no tiene ningún mérito. Si no hay ningún alambre alrededor de la linterna, el vidrio se romperá y cuando el vidrio se rompa la vela se apagará, en otras palabras, la fe habrá desaparecido"...

-Fragmento del Irshad, Sheik Muzafer Ozak Al Yerrahi (ra)


lunes, 25 de junio de 2018

La morada del Amado



"Ve a barrer la cámara de tu corazón.
Prepárenlo para ser la morada del Amado.
Cuando salgas, Él entrará.
En ti, vacío de ti mismo, mostrará Sus bellezas".
-Mahmud Shabistari, 'Jardín de rosas del Misterio'

...
Go sweep out the chamber of your heart. 
Make it ready to be the dwelling place of the Beloved. 
When you depart out, He will enter it. 
In you, void of yourself, will He display His beauties.
-Mahmud Shabistari - 'Rose Garden of Mystery'

jueves, 21 de junio de 2018

Sé sereno

Bismillah

"Sabiendo lo que sabes, sé sereno también, como una montaña; y no te angusties por la desgracia. El conocimiento sin serenidad es una vela apagada; juntos son panales de miel; la miel sin cera es algo noble; la cera sin miel solo es apta para quemarse".
-Sanai


lunes, 18 de junio de 2018

Repele el pensamiento

Bismillah

"Repele el pensamiento, porque si no lo haces, se convierte en una idea. Así que rechaza la idea, porque si no lo haces se convertirá en un deseo. 
Así que lucha contra eso (el deseo), porque si no lo haces, se convertirá en una determinación y una pasión. Y si no repeles eso, se convertirá en una acción. Y si no lo reemplaza con su opuesto, se convertirá en un hábito constante. Entonces, en ese punto, será difícil para ti cambiarlo".
-Ibn Qayyim Al-Jawziyya


jueves, 14 de junio de 2018

Una puerta abierta

Bismillah

"Un compañero del Profeta Muhammad (swas) cuyo nombre era Suhayl ibn Amr estaba viajando con su esposa. De repente, un grupo de bandidos los atacó y se llevó todo su dinero y comida. Le llamó la atención a Suhayl que el lider de los bandidos no comiera con ellos, por lo que le preguntó, "¿por qué no comes con ellos?". Él respondió, "Estoy ayunando". Suhayl respondió sorprendido, "¿robas y sin embargo ayunas?". Él dijo, "me gusta dejar una puerta abierta entre Dios y yo, pues quizás pueda entrar por ella algún día". 

Después de un año o dos, Suhayl estaba circunvalando la Kaba en Mecca realizando los rituales de peregrinación cuando vio a un hombre colgando de las cortinas de la Kaba llorando y rezando a Dios, su cara estaba llena de luz. Suhayl reconoció al hombre: el mismo lider de los bandidos ahora se había vuelto devoto a Dios. "¿Cómo?" preguntó Suhayl. 
"¿No sabes", respondió él, "que quienquiera que deje una puerta abierta entre él y Dios, pasará por ella algún día?"


lunes, 11 de junio de 2018

Las Cuatro Puertas


Bismillah
En el Camino de la Verdad existe las siguientes Puertas:

Primera Puerta: La Puerta de la Sharia
Para entrar, uno debe satisfacer las diez condiciones. Las primeras cinco son los familiares Pilares del Islam, nombrados:
• El Testimonio de Fe
• La Oración Ritual
• Caridad
• Ayuno
• Peregrinaje
A estos, los Maestros del Camino Místico, han agregado los próximos cinco:
• Ahorrar y gastar lícitamente.
• Abstención de realizar acciones ilícitas, tanto en los materiales como lo espiritual.
• Casamiento.
• Batallar ocasionalmente con el enemigo externo, pero guerra constante con el yo inferior.
• Promover el cumplimiento de los mandatos de Dios, y prevenirse de violarlos.

Segunda Puerta: La Puerta del Tariqa
Acá nuevamente nos encontramos con diez condiciones, nombradas:
• Arrepentimiento sincero y la búsqueda del perdón
• Reformación del personaje
• Servicio devoto a un guía perfecto.
• Temor a Allah sin desesperación a Su Misericordia.
• Renunciación a los placeres mundanos para amar solo la Verdad
• Sacrificarse por la aprobación de Allah, esforzándose por obtener la aprobación de Allah.
• Asegurarse de que uno esté siempre complaciendo al Santo Fundador de la Orden del Tariqa al cual pertenece (o al Sheikh).
• Exacta ejecución de las letanías (awrad) dadas a uno por el Sheikh.
• Seguir los consejos del jeque y evitar comportamientos contradictorios.
• Vaciar el propio corazón de cualquier apego a la riqueza o a los niños, llenando el cambio con el amor de Allah y Su Mensajero.

Tercer Puerta: La Puerta de Haqiqa
Nuevamente nombradomos otras condiciones:
• Humildad
• Tolerancia Religiosa
• Pocas expectativas
• No hacer ningún daño en ninguna criatura
• No herir los sentimientos de las personas
• Aprender de todo lo que uno ve 
• Constante y profundo súplica del corazón a Allah
• Aproximación lo más cercano que puede tener conocimiento de Allah y Su Misterio.

Cuarta Puerta: La Puerta de Marifa
La Puerta final también presenta diez condiciones:
• Conveniencia en controlar la mano de uno, la lengua y la sexualidad.
• Resistencia con el ser al punto en que se vuelve sumiso.
• Observar la soledad.
• Completa y confidente aceptación a las enseñanzas de los Santos de Allah.
• Modestia (como el bendito Profeta dijo, "Modestia es parte de la verdadera Fe")
• Generosidad y Hospitalidad
• Distinguir la Verdad de la Falsa Hermandad
• Paciencia, con el enojo y cólera contra ningún otro.
• Conocimiento de sí mismo
• Conseguir acercamiento a la Verdad

Cada Tariqa nos conduce a la Verdad

lunes, 4 de junio de 2018

Una calamidad o una bendición


Una calamidad que te hace recurrir a Allah es mejor para ti que una bendición que te haga olvidar Su recuerdo.
-Ibn Taymiyyah