miércoles, 26 de mayo de 2010

Entre dos dedos

Bismillah...

Dios hizo del corazón el sitio del anhelo, para plasmar Su realidad cerca del ser humano, porque el corazón fluctúa.
Si el anhelo fuera una facultad racional, la persona podría parecer estar en un estado constante, podría elegir estar feliz o triste. Pero dado que está en el corazón, le sobreviene siempre la fluctuación. Pues el corazón está entre los dos dedos del Compasivo, por lo que su condición no es la de permanecer en un solo estado. ( Futuhat al-Makkiya II 532.30)
El corazón, como sitio del anhelo, experimenta una constante expansión y contracción, pero si el corazón esta despierto, comienza a captar la Realidad Divina a través de todos los cambios de estado; mediante la intoxicación de la expansión y la aridez de la contracción.

El corazón está siempre ocupado con algún objeto de anhelo a través del cual llega a conocer la Belleza esencial, el anhelo tras todo anhelo.
Ibn 'Arab

1 comentario: